Hidratar al bebé, es algo muy importante. Esto se consigue no privando al niño de lìquidos, los cuales, ingiere a través de la leche materna, biberón, papillas… y sobre todo  agua.

Diferentes tipos de agua

Cuando se preparan los primeros biberones, hay que tener precaución en la concentración de los minerales que tiene el agua con la que preparamos los biberones. Escoger el agua para la alimentación,  es algo a lo que hay que prestar atención, pues el contenido de minerales es diferente en cada tipo de agua, por lo que cada una se ajusta a unas necesidades.

¿Cuales son las adecuadas para el bebé?

Las que están equilibradas en sodio y calcio, son las más aconsejadas para los bebés, ya que estos elementos son muy importantes para el crecimiento. El calcio, es absorbido de igual manera que en los lácteos.

La información de las etiquetas, nos indica la composición del agua. De ahí se aseguran sus cuatro componentes claves: sodio, calcio, flúor y nitratos.

Tengamos en cuenta toda esta información y escojamos lo indicado para nuestro bebé, pues depende de nosotros su alimentación y desarrollo. La clase de alimentación que le suministramos , entre ellas, el agua, es uno de los alimentos básicos de la vida y la salud.

Una gran ventaja del agua embotellada es que se puede llevar a cualquier sitio, sin depender del lugar a donde vayamos. Esta es una forma de prevenir posibles complicaciones estomacales. Cuando encuentres el tipo de agua ideal para tu bebé, no dejes de consumirla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *