Una alimentación sana, es signo de salud y bienestar, si esta está enfocada a un niño, dependerá de ello su crecimiento y desarrollo.

 

Incorporación en la dieta de variados alimentos

 

La incorporación de los alimentos, se va realizando a partir de los cuatro meses. Esto se hace de forma paulatina y con poca cantidad, ya que se ha de esperar a la reacción del organismo y observar la tolerancia, esperando entre dos o tres días. El niño necesita adaptarse a la nueva alimentación.

Alimentos básicos para la alimentación

 

Frutas y verduras son los alimentos que más nutren y equilibran la dieta del niño. Estos tienen una gran fuente de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

La leche de continuación se sustituye por la adaptada entre los uno y tres años. Un buen consejo, es realizar la dieta similar a la de los padres pero adaptada a ellos. Por ejemplo, en vez de dos platos, uno pero iniciándole con la toma de legumbres, huevo, carne, pescado, queso… el azúcar ha de ser limitada al igual que las grasas de animales.

 

 

Orden de las comidas

 

Al día, se han de realizar cuatro comidas: desayuno, comida, merienda y cena, convirtiéndose la comida y cena en las más importantes, a continuación el desayuno que debe de aportar energía para toda la mañana y después la merienda que será algo ligera.

Siempre hemos de conservar un horario aproximado, pues esto evita nerviosismos, irritabilidad o cansancio. Dulces y golosinas fuera del horario establecido solo sirven para restar apetito al resto de comidas, las cuales si están bien cubiertas de necesidad, aportan la energía suficiente para no pasar hambre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *