El sistema nervioso juega un papel importante dentro del aumento de la presión arterial del organismo. Uno de los ejemplos más significativos es cuando se produce el aumento durante el ejercicio muscular.

obesidad-ejercicio

Durante el ejercicio intenso los músculos necesitan una cantidad de flujo sanguíneo mucho mayor. Parte de este incremento es consecuencia de la vasodilatación local de la vasculatura muscular causada por el aumento del metabolismo de los miocitos (célula muscular).

Se producen otros incrementos como consecuencia de la elevación simpática de la presión arterial provocada por la estimulación simpática de la circulación global durante el ejercicio. En el ejercicio más intenso posible la presión arterial aumenta un 30%-40%, lo que aumenta el flujo sanguíneo casi en otras dos veces más.

El aumento de la presión arterial durante el ejercicio es consecuencia principalmente del siguiente efecto: al mismo tiempo que se activan las zonas motoras cerebrales para iniciar el ejercicio, se activa también la mayor parte del sistema activado reticular del tronco del encéfalo, que incluye una estimulación mucho mayor de las zonas vasoconstrictoras y cardioaceleradoras del centro vasomotor. Este incremento de la presión arterial es instantáneo para mantener la sincronización con el aumento de la actividad muscular.

Es muchos otros tipos de estrés también se produce un incremento similar de la presión. Por ejemplo, durante el miedo intenso la presión arterial puede aumentar hasta el doble de lo normal en sólo unos pocos segundos, lo que se conoce como reacción de alarma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *