Conocer la verdad sobre una enfermedad

    



Conocer la verdad sobre una enfermedad afecta en primer lugar al paciente y en segundo lugar a la familia y al entorno más cercano. ¿Pero qué sucede cuando un paciente tiene una enfermedad grave? En ese tipo de casos se producen diferentes situaciones. Por ejemplo, existen personas que apostando por la sinceridad y por el derecho de un enfermo de conocer su situación (por trágica que sea) prefieren comunicarle la verdad.

medico-consulta

Pero también se produce la situación contraria, es decir, la de aquellos casos en los que la familia quiere proteger del dolor al enfermo, por ello, le ocultan la gravedad de la enfermedad que padece. Este gesto está basado en el amor puesto que la protección es una consecuencia directa del cariño. Y la verdad es que existen pocos sufrimientos tan horribles como el de saber que te queda poco tiempo de vida. ¿Cómo se debe actuar en estos casos? ¿Qué es mejor y qué es peor? Creo que sencillamente, cada familia debe de tomar la decisión en base a su propio criterio, a su modo de pensar y de sentir.

Sin duda, el paciente tiene derecho a conocer la verdad sobre su situación. Pero para resolver este debate que esconde dentro de sí también un debate ético, es mejor hablar con confianza con los propios médicos para que ellos puedan aconsejar sobre el modo adecuado de actuar. Lo cierto es que la enfermedad, en muchas ocasiones, nos pone en contacto con el dolor más trágico y con el sufrimiento más extremo. En este sentido, la tragedia aumenta hasta la enésima potencia cuando cualquier enfermo debe asumir que le queda un tiempo determinado de vida, ya sea en meses o en años.

Una situación difícil de la que no se puede huir de ninguna forma sino que conviene afrontar con resignación.

Deja un comentario

Su email no sera publicado.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>