Los requerimientos de minerales para el organismo son muy variables en función del elemento que se trate. El selenio, por ejemplo, es uno de los compuestos que están disponibles en el suelo, en el agua y que también se presenta en cantidades variables en algunas plantas. Algunas de las mejores fuentes de selenio que podemos encontrar son las que nos aportan los huevos, las nueces y pasas de uva, los hongos comestibles, la levadura de cerveza, el ajo y la cebolla.

seleniocapsulas

Al consumir selenio en la dieta es importante incorporarlo en cantidades adecuadas. Un déficit puede ocasionar síntomas indeseables, pero es necesario tener en cuenta que un exceso de este oligoelemento también podría resultar perjudicial para el organismo (en casos extremos puede llevar a la muerte). Los requerimientos diarios de selenio para una persona adulta están en torno a los 55 microgramos al día.

El selenio es un mineral que puede ser especialmente útil para prevenir ciertos tipos de cáncer y asma. Este oligoelemento siempre debe estar presente en la dieta. Si se presenta en cantidades excesivas, igualmente, puede generar síntomas como caída del pelo, cirrosis y diferentes tipos de malformaciones en la uñas. El selenio también está asociado directamente a la prevención de la caspa y de cierto tipo de infecciones. De hecho, las personas que sufren de enfermedades como el VIH pueden fortalecer su sistema inmune y permanecer alejadas de la gran mayoría de las infecciones que afectan a estos pacientes.

 

Mantener los requerimientos diarios recomendados para el selenio durante todos los días de nuestra vida es importante para prevenir ciertas enfermedades. La enfermedad de Keshan, por ejemplo, se produce en pacientes con bajas concentraciones de este oligoelemento (los más vulnerables son las mujeres embarazadas y los niños pequeños).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *