La depresión estacional o depresión invernal es un trastorno bastante frecuente en la época de otoño-invierno. La causa de esta afección seria la reducción de luz natural en la época invernal lo cual afectaría físicamente y psicológicamente a algunas personas.

 

Síntomas de la depresión invernal: 

-sentimientos tristeza y poco animo

-falta de energía

-exceso de sueño o problemas para dormir

-mayor apetito

-ansiedad

-irritabilidad

-problemas para concentrarse en el trabajo o estudio

-baja autoestima

-malestar general

depresion invernal

Consejos para tratar la depresión estacional o invernal son: 

-La ingesta de alimentos ricos en ácidos grasos omega 3 es eficaz para aliviar los malestares provocados por esta patología.

-El consumo regular de la infusión con la hierba de San Juan es muy buena para controlar y reducir los síntomas de este tipo de depresión estacional.

-Pasar tiempo al aire libre cuando hay luz para poder sentirse mejor durante la época invernal u otoñal.

– Hacer ejercicio en forma regular permite sentirse mejor en especial si se realizan las actividades físicas en espacios abiertos con luz solar ya que ayuda a aliviar los síntomas.

-Tener buena iluminación artificial tanto en la casa como en el lugar del trabajo favorece que el organismo no sufra tanto la falta o menor luz solar del entorno y se generen los síntomas de la depresión estacional.

-Pasar tiempo con familia y amigos también ayuda a sentirse mejor y a reducir los malestares de la depresión invernal.

Es importante consultar al médico si los síntomas no mejoran para que determine un tratamiento personalizado. 

3 comentarios

  1. Humberto U.

    26 Diciembre, 2013 a 17:22

    He conocido casos de jóvenes con cuadros de depresión que reagudizan sus síntomas severamente en la estación de invierno, a tal punto que deben viajar a climas más cálidos para evitar manifestaciones severas de su depresión.

  2. Maximo F.

    27 Diciembre, 2013 a 21:51

    Yo agregaría a la medidas higiénico-dietéticas, el consumo de alimentos calientes, los baños sauna una a dos veces por semana, leer un buen libro de aventura que estimule la imaginación y acostarse más temprano de lo normal, tratando de dormir más.

  3. Fernando Picadelli

    28 Diciembre, 2013 a 3:15

    Tomar infusiones calientes ayuda bastante, así como inscribirse en actividades que aumenten nuestro nivel de adrenalina, claro está, de manera progresiva. En mi familia solemos programar nuestras vacaciones a tierras más cálidas en las temporadas en que el frio se hace francamente insoportable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *