Los niños que tienen una dieta equilibrada probablemente obtengan todas las vitaminas y minerales que necesitan de los alimentos, así que la suplementación no debería ser necesaria. Algunos niños, sin embargo, pueden beneficiarse al ingerir suplementos dietarios especiales para ellos. Es el caso de aquellos que son selectivos a la hora de comer y puede que les falten nutrientes vitales.

ninos suplementos nutricionales

Existen estudios que prueban que muchos niños no pueden satisfacer sus necesidades de vitamina D si no salen al sol con suficiente frecuencia. Del mismo modo, los niños que no comen pescados y mariscos, semillas de calabaza, semillas de lino, soja o nueces, pueden beneficiarse al ingerir aceite de pescado o suplementos de ácidos grasos de tipo Omega 3.

Aunque la mayoría de las multivitaminas y suplementos minerales diseñados para los niños en general son seguros, es recomendable consultar con el médico de cabecera antes de darles todo tipo de suplementos alimenticios, especialmente los que están formulados para adultos. Así también hay que asegurarse de seguir las instrucciones de la etiqueta para la dosis a menos que el médico recomienda que se haga algo diferente.

Incluso si el niño es delicado con la comida, podría estar recibiendo de todos modos suficientes vitaminas y minerales. Algunos de los alimentos que se encuentran en el mercado están fortificados o enriquecidos con vitaminas y minerales adicionales. La leche tiene como agregado  vitamina D y muchos cereales para el desayuno tienen una larga lista de vitaminas y minerales añadidos y el jugo de naranja a veces contiene suplementos de calcio.

Los suplementos dietéticos son sustitutos de los nutrientes naturales de los alimentos. Si el niño es delicado con la comida, se lo debe seguir alentando para probar nuevos alimentos. Con el tiempo, el niño probablemente comenzará a comer una dieta más equilibrada que incluya muchas frutas y verduras frescas, granos y cereales, productos lácteos (u otras fuentes de calcio) y las fuentes saludables de grasa, como el aceite de oliva, frutos secos y semillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *