A pesar de que los diferentes estudios mencionan como causas de las alergias al polvo, el polen, determinados alimentos y otros cuantos aspectos más, no hay que negar que puede llegar a existir factores hereditarios para que se lleguen a presentar algún tipo de alergia en una persona específica, y sin ninguna causa aparente.

Los diferentes estudios realizados indican que estas alergias hereditarias pueden llegar a variar en los descendientes de quien sufra alguna de ellas; por ejemplo, si las causas de las alergias que afectan a una madre son los mariscos, posiblemente su hijo llegue a sufrir de una alergia al polen; dicho de otra manera, las alergias pueden ser hereditarias pero hacia distintos factores. También se ha mencionado que las alergias pueden ser causadas por una baja de defensas en el organismo, algo que bien podría suscitarse durante el embarazo o luego de alguna infección viral.

Síntomas aparentes y visibles en las diferentes alergias

Las alergias pueden llegar a ser muy molestas, pero de manera general no conlleva una complicación demasiado grave, aunque dependiendo de cada caso, una alergia puede ser más compleja que otra, pudiéndose mencionar por ejemplo al asma, siendo esta una de las que pueden ser provocadas por los pólenes o alergenos; aunque no es una manera muy generalizada, pero se estima que el 80% de las personas que sufren asma pueden estar padeciendo esta enfermedad por culpa de alguna de las alergias presentes en su vida diaria.

Pueden existir alergias en donde la molestia no vaya más allá de una ligera molestia en los ojos y su lagrimeo, habiendo también aquellas que se manifiestan por medio de estornudos, siendo estas prácticamente las más suaves para mencionar. Pero también existen las alergias provocadas por una reacción anafilaxia, la cual podría llegar a dificultar la respiración, provocar un mal funcionamiento del corazón o un descenso de la presión arterial, situación que puede llegar a terminar en un shock. Este tipo de alergias puede ser provocada por una medicación mal administrada, por haber ingerido determinados alimentos e inclusive, por la picadura de alguna abeja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *