Un nuevo estudio sugiere que altos niveles de estrés durante el embarazo podría disminuir las posibilidades de una mujer de llevar a término su embarazo de bebés varones y aumentar el riesgo de un parto prematuro.
Los hallazgos de una investigación acerca de cómo el estrés de un terremoto en 2005 afectó a mujeres embarazadas en Chile sugiere que el embarazo puede verse impactado por la exposición al estrés en sí mismo más que a los factores que lo acompañan o lo causan, como por ejemplo la pobreza.

estresembarazo

Los investigadores analizaron los certificados de nacimiento de todos los bebés nacidos en Chile entre los años 2004 y 2006 (más de 200 mil por año). Los registros proporcionaron información acerca de los bebés y sus madres.
Según reportó el autor de dicho estudio, la exposición al terremoto durante el tercer mes del embarazo redujo la proporción de nacimientos entre hombres y mujeres.

En general, hay más nacimientos de niños que niñas. La proporción entre niños y niñas es de aproximadamente 51 por cada 49, respectivamente. Los hallazgos del estudio indicaron que la proporción decayó un 5,8 por ciento, lo que se traduce en 45 niños por cada 55 niñas. Esto implica un cambio significativo en este tipo de medida.

El hallazgo podría estar relacionado a una investigación anterior, la cual mostró que los fetos masculinos tienden a crecer más longitudinalmente que las niñas y necesitan más recursos de la madre, por lo que son más propensos a ser abortados espontáneamente en momentos de estrés.
Además, los fetos masculinos podrían ser menos capaces de adaptar su desarrollo a un ambiente estresante durante el período de gestación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *