La soja es perfectamente segura para que los niños la consuman. Algunos padres podrían haber expresado en algún momento cierto temor de que las isoflavonas (un tipo de proteína) que se encuentran en la soja puedan tener efectos estrogénicos (como los generados por el estrógeno, una hormona femenina) en los bebés varones que son alimentados con leches que contienen soja.

La Academia Americana de Pediatría realizó estudios sobre ese tema y estableció que las fórmulas de leche de soja son seguras y  representan una buena alternativa para reemplazar la leche materna en lactantes. Asimismo, probaron que no existen efectos a nivel hormonal como producto de la alimentación a largo plazo con leche de soja.

No sólo la soja sería segura de consumir por los niños, además puede ser beneficioso para su salud. La investigación indica que las bebidas de soja pueden tener efectos beneficiosos sobre los niveles de colesterol en niños con sobrepeso u obesos. El consumo de bebidas de soja también puede mejorar la función pulmonar en los niños y adultos que tienen asma.

En otras palabras, el uso de la leche de soja en el cereal de los niños es sano y nutritivo. La soja es buena fuente de ácidos grasos Omega 3 y a menudo se la puede encontrar en el mercado enriquecida con calcio y vitamina D para que no se pierdan los nutrientes que contiene la leche de vaca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *