Frio o calor

    



Independientemente de tu nivel de actividad física, si alguna vez te has ejercitado, entrenado o saliste a correr probablemente has experimentado dolor o lesión muscular. Los métodos comunes de tratar el dolor muscular y / o lesiones son la aplicación de hielo y / o calor. A continuación se presentan algunos consejos para guiarte en cómo aplicar hielo o calor para el máximo beneficio.

El hielo se suele recomendar para su uso en una zona donde haya inflamación, lo que hace que esté roja, caliente, hinchada, y dolorosa. El hielo se suele utilizar como parte del tratamiento inicial para las torceduras y los esguinces y otras lesiones.
En los tratamientos con hielo generalmente se recomiendan aplicaciones de 15-20 minutos. Puede ser en forma de hielo real o uno de los sustitutos comerciales. Estas aplicaciones se repiten comúnmente 4-6 veces durante las primeras 48 horas después de una lesión de los tejidos blandos.
Es crucial cubrir siempre la bolsa de hielo con una tela ligera de modo que no toque directamente la piel. No hacerlo puede causar daño a los tejidos.

El calor se recomienda generalmente para los dolores crónicos o dolores musculares nuevos de menor importancia. La gente suele elegir una compresa caliente para problemas como la rigidez en el cuello o el dolor de espalda. Los músculos parecen relajarse con la terapia de calentamiento. El calor puede ayudar a mejorar la circulación y reducir el espasmo muscular. Sin embargo, la aplicación de calor podría aumentar realmente algunos problemas de inflamación. En caso de duda, obtenga una opinión profesional.
Generalmente no se recomienda para personas que tienen diabetes o enfermedad vascular periférica.

Deja un comentario

Su email no sera publicado. Es obligatorio indicar nombre y email *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>