Hormonas pancreáticas: el glucagón

    



El glucagón es una hormona secretada por las células alfa de los islotes de Langerhans (acúmulos de células pancreáticas) cuando disminuye la cantidad de glucosa en sangre o glicemia, y tiene varias funciones diametralmente opuestas a las de la insulina. La más importante de ellas consiste en elevar la concentración sanguínea de glucosa, efecto contrario de insulina.

images-1

Tal como la insulina, el glucagón es un polipéptido de gran tamaño, con un peso molecular de 3485, compuesto por una cadena de 29 aminoácidos. Cuando se inyecta glucagón purificado, ocurre una hiperglicemia intensa. Basta con 1 ug/Kg de glucagón para elevar la concentración sanguínea de glucosa unos 20 mg/100 ml de sangre (25% de incremento) en 20 minutos. Por este motivo, el glucagón se conoce como hormona hiperglucemiante.

El glucagón provoca glucogenólisis y fomenta la glocuneogenia. Quizás el efecto más importante de esta hormona sea, sin embargo, la activación de una enzima llamada lipasa de las células adiposas, con lo que aumenta la disponibilidad de ácidos grasos para su consumo energético. Además, inhibe el depósito de triglicéridos en el hígado, lo que impide la extracción hepática de los ácidos grasos de la sangre; con ello, la cantidad de ácidos grasos disponible para los demás tejidos del organismo asciende.

Las concentraciones muy elevadas de glucagón también estimulan la contracción cardíaca, aumentan el flujo sanguíneo de algunos tejidos (sobre todo el de los riñones), favorecen la secreción biliar, e inhiben la secreción de ácido clorhídrico por el estómago.

Deja un comentario

Su email no sera publicado. Es obligatorio indicar nombre y email *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>