La adicción a la comida es tan antigua como la humanidad misma. Desde que terminaron las épocas de escasez alimentaria, la posibilidad de acceder a cantidades de comida más allá de las que necesitamos para cubrir nuestras necesidades básicas llevó a muchas personas a buscar una satisfacción casi inconsciente en la comida. Vale destacar que la adicción a la comida no toma por objeto de adicción a cualquier alimento. Si consideramos la adicción al chocolate, veremos en un solo caso uno de los alimentos más comunes para el desarrollo de una adicción alimentaria.

comerchocolatte

La adicción al chocolate es tan frecuente en el mundo actual por la concentración de sustancias adictivas en este alimento. Al tener grasas, azúcares y demás componentes estimulantes del sistema nervioso y generadoras de satisfacción, el chocolate ha ganado un enorme éxito en todo el mundo combinando placer y sabor. Uno de los elementos asociados a los elevados niveles de adicción al chocolate en la población es la presencia de teobromina. Este estimulante, precursor de la serotonina (hormona dadora de placer), es el responsable de sensación de adicción que produce el comer chocolate.

Como con todos los excesos, con la adicción al chocolate no cabe esperar buenas consecuencias. Uno de los peligros potenciales para todas las personas que caen en la adicción al chocolate es la posibilidad de desarrollar obesidad, diabetes y otras enfermedades ligadas a un elevado consumo de azúcares. Por esta razón, antes de comprar una barra de chocolate lo más inteligente será buscar aquellas variedades que tengan un bajo porcentaje de azúcar agregado (y más contenido de cacao puro). De hecho el cacao puro, según algunas corrientes de la nutrición, tendría numerosos beneficios (siempre y cuando se lo consuma en cantidades moderadas y de forma poco frecuente).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *