Se oye mucho acerca de cuán dañino puede ser el sol para nosotros en términos de, por ejemplo, el desarrollo de un cáncer de piel. Pero podrían existir nuevas indicaciones sobre los resultados positivos de encontrarse bajo el sol.
Según una nueva investigación, parece ser que la cantidad de luz solar a la cual un individuo se encuentra expuesto podría jugar un papel en la determinación del riesgo de sufrir una apoplejía.

luzsolaraplopejias

Para determinar la posible conexión entre la exposición solar y el riesgo de sufrir una apoplejía, investigadores analizaron información recolectada de un estudio vigente que incluye a más de 30 hombres y mujeres negros y caucásicos mayores de 45 años.
El equipo se focalizó en casi 16.500 de esos participantes, ninguno de los cuales tenía un historial de apoplejías o enfermedades cardíacas al momento en que se alistaron para el estudio, entre los años 2003 y 2007. Todos habían sido sometidos a exámenes físicos y habían completado un cuestionario en relación a su historial médico y lugares donde habían vivido en el pasado.

Sobre un seguimiento promedio de 5 años, 351 de los 16.500 experimentaron una apoplejía. El equipo de investigación apiló los números de incidencia de apoplejías según información satelital y terrestre considerando los patrones mensuales de la luz solar a nivel geográfico hasta unos 15 años.
El resultado: aquellos en la mitad inferior de la tasa de exposición solar mostraron un aumento 1,6 mayor en haber experimentado una apoplejía que aquellos en la mitad superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *