Inicio Infecciones y tratamientos La gripe y su forma de contagio más común

La gripe y su forma de contagio más común

0
51

En primer lugar deberíamos mencionar que la gripe es una enfermedad que se presenta afectando el aparato respiratorio, la cual es provocada por el virus de la influenza; este virus tiene una facilidad de contagio muy grande, razón por la cual se puede transportar de una persona a otra por diferentes medios y en distintas situaciones.

De manera general, este virus de la gripe llega a transmitirse de una persona a otra bajo las siguientes circunstancias:

  • Cuando una persona enferma habla, tose o estornuda frente a una sana.
  • Por medio de un simple abrazo entre una persona sana y enferma.
  • Cuando una persona sana llega a tocar objetos contaminados por el virus.

Podría decirse que durante el final de otoño y el inicio del invierno se empiezan a generar una gran cantidad de virus de la gripe que afectan al sistema respiratorio de nuestro organismo, más aún si él mismo está bajo de defensas.

Los síntomas más generales que presenta la gripe

Todo es un proceso evolutivo cuando la gripe se presenta afectando la salud de una persona, siendo éstos:

  • Dolores de cabeza, escalofríos, tos seca.
  • Temperaturas entre los 38.5 a 39.5 °C.
  • Dolores del tipo muscular en brazos, piernas y espalda.
  • Malestar general y cansancio.

Ahora bien, identificar a una persona que esté padeciendo de la gripe es muy fácil, ya que la misma presenta efectos visuales tales como:

  • Una congestión nasal.
  • Enrojecimiento de la nariz.
  • Malestar en la garganta que le impide tragar saliva o pasar alimentos.

Una persona adulta puede llegar a presentar esputos y temperatura elevada en la piel con un leve enrojecimiento; un niño en cambio puede sufrir de vómitos y náuseas durante una semana, período que prácticamente es el tiempo de vida del virus de la gripe. A pesar de ello, es recomendable visitar a un médico para evitar complicaciones en la salud, ya que en el caso de persistir por unos 10 días, ello puede provocar bronquitis y serios daños a las vías respiratorias entre las seis a las ocho semanas de prevalencia del virus.

TAGS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *