Casi un tercio de las personas que sufren hipertensión, no saben que la padecen,  porque es una enfermedad silenciosa. Las personas, pueden tener presión arterial alta durante años, sin experimentar síntomas.

la hipertension arterial

Los síntomas de la presión arterial alta

La presión arterial alta, usualmente no causa ningún síntoma en las primeras etapas. Los síntomas asociados con la presión arterial alta pueden incluir:

  • Mareo o mareos
  • Dolor de cabeza
  • Las hemorragias nasales

Las causas de la presión arterial alta

En la mayoría de los casos de presión arterial alta, no hay una causa identificable. Por lo general, una combinación de factores, tales como:

  • Peso. Cuanto mayor sea su masa corporal, mayor será la presión que hay en las paredes de las arterias. Esto se debe, a que más sangre se produce para el suministro de oxígeno y nutrientes, a los tejidos de su cuerpo.
  • El nivel de actividad. La falta de actividad física, tiende a aumentar el ritmo cardíaco, lo que obliga al corazón a trabajar más duro con cada contracción.
  • El consumo de tabaco. Productos químicos en los cigarrillos y el tabaco pueden dañar las paredes arteriales.
  • El consumo de sodio. El exceso de sodio en la dieta, puede causar retención de líquidos y la presión arterial alta, especialmente en personas sensibles al sodio.
  • La ingesta de potasio. Niveles bajos de potasio, puede resultar en elevados niveles de sodio en las células, ya que debe haber equilibrio entre unos a otros.
  • Estrés. El estrés, puede aumentar la presión arterial.
  • El consumo de alcohol. El consumo excesivo de alcohol, con el tiempo, aumentan el riesgo de enfermedades del corazón.
  • Edad. El riesgo de hipertensión arterial se incrementa a medida que se envejece.
  • La historia familiar.

La presión arterial alta, también puede ser causada por una condición subyacente, como una enfermedad renal, trastornos hormonales, enfermedad tiroidea, enfermedad de la glándula suprarrenal, y el uso de ciertos medicamentos, como los anticonceptivos orales, o hierbas como el regaliz. Este tipo de hipertensión se llama hipertensión secundaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *