Los adolescentes adictos a la comida chatarra no le están haciendo ningún favor a sus cuerpos, y sus pulmones no son una excepción.
Los investigadores han encontrado que las dietas bajas en frutas, vitamina C y E y ácidos grasos omega-3 están asociadas con una menor función pulmonar en adolescentes.

saludpulmonar

Los efectos clínicos pueden no ser evidentes para los adolescentes o sus médicos. Sin embargo, es motivo de preocupación, ya que sugiere que estos niños no están desarrollando su potencial función pulmonar óptima. Más adelante en la vida, esto puede tener un efecto, como una menor función pulmonar relacionad con mayor tasa de morbilidad y mortalidad.
De hecho, varios estudios han reforzado la importancia de las frutas y los antioxidantes en la dieta para reducir las sibilancias en los niños asmáticos.

La adolescencia es un período de cambio físico rápido, por lo que no es ninguna sorpresa que los adolescentes necesitan nutrientes adicionales para crecer, desarrollarse y mantenerse sanos.
Las papas fritas y las galletas están bien de vez en cuando, sin embargo, las mejores opciones son los alimentos integrales o sin procesar, como frutas y verduras frescas, granos enteros, productos lácteos, carnes magras, pescado y aves de corral.
Ciertos nutrientes, como los que se encuentran en las frutas y pescado, se creen que protegen los pulmones del daño celular y tisular causado por la inflamación.
El pulmón contiene muchas defensas antioxidantes inherentes que luchan contra esto. Sin embargo, puede haber una mayor necesidad de estos nutrientes cuando se tiene asma.
Comer menos de un cuarto de una porción de fruta al día se relacionó con una función pulmonar más baja que el promedio y una mayor incidencia de síntomas de bronquitis crónica y asma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *