Según sugiere un estudio nuevo, los adultos que nacieron con una desfiguración facial severa tienen, en general, una buena capacidad de adaptación psicológica.

las-desfiguraciones-faciales-no-impiden-la-adaptacion-psicologica


Investigadores holandeses les ofrecieron un juego de cuestionarios psicológicos, físicos y demográficos a 59 adultos, con una edad promedio de 34 años, que habían nacido con una desfiguración facial severa causada por síndromes de hendidura facial raros y extendidos.
Los mismos cuestionarios fueron también completados por 59 adultos con desfiguración facial causada por una lesión traumática y por 120 adultos sin desfiguración alguna.

Los investigadores hallaron que aquellos con una desfiguración facial presentaban un funcionamiento psicológico relativamente normal pero tenían una tendencia a mostrar tasas mayores en problemas como ansiedad y depresión que aquellos sin una desfiguración.

De todas maneras, los adultos nacidos con la desfiguración y aquellos que la habían adquirido por alguna lesión traumática no eran más propensos a padecer de depresión y ansiedad a nivel clínico que aquellos sin la desfiguración facial.
Sin sorprender, aquellos nacidos con la desfiguración facial tenían una tasa más baja de problemas físicos que aquellos con la desfiguración facial adquirida, según dijeron los investigadores.

Entre las personas nacidas con la desfiguración facial, los problemas con el funcionamiento psicológico eran más comunes entre los que tenían una autoestima baja y aquellos que estaban preocupados por cómo otros podrían juzgar su apariencia.
Este hallazgo es una importante consideración para los cirujanos plásticos.

Al mejorar la satisfacción de la apariencia facial con cirugía, aumentar la autoestima o disminuir el miedo de una evaluación negativa de la apariencia podría mejorar el funcionamiento psicológico a largo plazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *