Ya hemos mencionado la forma generalizada de presentarse esta bursitis en diferentes partes de nuestro cuerpo y organismo; una vez que hayamos localizado el área o región afectada por esta enfermedad, lo ideal es tratar de buscar las causas posibles por las cuales la misma ha llegado a aparecer y con ello, el respectivo diagnóstico y tratamiento a seguir.

De manera general, una persona puede intuir que está padeciendo de bursitis si en un momento determinado, al mover alguna de sus articulaciones le provoca dolor, algo que anteriormente no había ocurrido. La enfermedad puede aparecer de manera repentina, pudiendo ser notada al realizar sencillos movimientos o utilizando el tacto, esto último debido a que la piel en el área afectada suele ser más sensible de lo normal. También suele aparecer algo de fiebre a quien padece esta bursitis.

¿Qué bursitis existen de forma generalizada?

De manera general se han llegado a definir a dos tipos principales de bursitis, siendo estas:

  • bursitis aguda. Aquí su sintomatología puede observarse por medio de un color rojizo en la articulación afectada, misma que suele tener una temperatura mayor a la del resto del cuerpo. Se manifiesta con dolor y podría aparecer debido a una anterior infección o gota sufrida por el paciente.
  • bursitis crónica. Si la anterior bursitis no ha sido sanada, ella puede desembocar en la actual. También podría presentarse si una persona ha sufrido de lesiones repetitivas en una misma región del cuerpo. Si esto es así, la presencia de hinchazón y dolor reducirá el movimiento habitual de la articulación.

En el último caso que hemos mencionado, la bursitis puede llegar a provocar una atrofia muscular y también una debilidad motora; alguien que haya sufrido de esta bursitis crónica, podrá observar una mejoría en unos cuantos días, aunque existen casos que la misma podría llegar a durar unas cuantas semanas. Si se ha llegado a tener este tipo de bursitis, la misma podría volver a aparecer, ya que éste tiene características de ser reincidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *