Muchos niños con asma en los Estados Unidos están expuestos al humo de tabaco de segunda mano y sufren problemas de salud a causa de esto, según un nuevo estudio.

Las directrices nacionales para el asma han aconsejado evitar el humo de tabaco ambiental para los pacientes con asma desde hace décadas, pero no está claro hasta qué punto estas recomendaciones se están siguiendo y cuál ha sido el impacto de la exposición en una era de mayor conciencia de los efectos de la exposición al humo de tabaco en el ambiente.

ninoasma

Los investigadores analizaron los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición desde el 2003 al 2010 de 972 niños de 6 a 19 años con asma. Los resultados mostraron que el 53 por ciento de los niños estaban expuestos al humo de tabaco de segunda mano.

Después de ajustar la información según las diferencias en edad, sexo, raza y condición de pobreza, los investigadores encontraron que la exposición al humo de segunda mano se asoció con un mayor riesgo de tener tres o más visitas a un doctor o sala de emergencia debido a las sibilancias en el último año, trastornos del sueño por sibilancias una o más noches a la semana, y las limitaciones del ejercicio debido a la respiración sibilante.

Aunque estos avisos no son nuevos, debatir sobre evitar el humo del tabaco ambiental en los pacientes con asma sigue siendo crítico. Nuevas herramientas se necesitan para ayudar a las familias a lograr el objetivo de reducir la exposición, tanto en el interior de la casa como en otros entornos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *