El consumo de fibra vegetal de forma diaria está indicado por distintas razones. No solo es una excelente manera de prevenir el estreñimiento, sino que también ayuda a combatir el cáncer de colon y provee una ayuda invaluable en los tratamientos de personas que tienen divertículos. La fibra vegetal se encuentra básicamente en las paredes de celulosa de todos los alimentos vegetales. Su composición química incluye, además de celulosa, hemicelulosa e hidratos de carbono complejos.

fibravegetal

Como la fibra vegetal no puede ser asimilada por el organismo debe ser eliminada directamente a través del tracto intestinal. Por ello la fibra vegetal es muy buena para facilitar los movimientos peristálticos. Este elemento puede ser un gran aliado en un tratamiento contra la obesidad. Al consumir fibra vegetal, de todas maneras, es importante ir en busca de una proporción equilibrada. Tanto la carencia como el exceso de fibra pueden ser perjudiciales para el organismo.

 

Existen dos grupos de fibra vegetal que podemos consumir todos los días: los de fibra soluble y los de fibra insoluble. Algunas de las fuentes de fibra soluble más importantes son los frutos secos, las semillas, las legumbres, las cáscaras de frutas y el salvado de avena. En la categoría de fibra insoluble encontramos cereales y granos integrales y el salvado de trigo.

 

La ingesta de fibra vegetal debe ser gradual hasta llegar a una  cantidad diaria en torno a los 40 gramos diarios. Este requerimiento puede ser colmado con dos o tres piezas de fruta, 150gr de vegetales y unos 100gr en total entre legumbres y cereales integrales.

 

Al consumir fibra vegetal debemos tener en cuenta otros factores que pueden coadyuvar en el correcto uso de este elemento. Uno de ellos es el agua. Cuando consumimos fibra vegetal es importante incrementar las cantidades de agua que tomamos todos los días.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *