Someterse a una intervención quirúrgica deparará una preparación que involucra un trabajo físico y mental que puede traer resultados positivos a todos los niveles.

En primera medida es aconsejable poner el cuerpo en forma, mientras más sano esté el mismo más pronto será la recuperación. No importa si se cuenta con sólo un mes para prepararse para la operación, si la condición física lo permite, se recomienda aumentar la rutina de ejercicios físicos.

cirugia

Tanto como el deporte, la dieta es importante también en este aspecto, comer más fibras y proteínas, descartando comida chatarra y comida procesada, esto dará a las células un buen material para poder reconstruir los tejidos. Cuanto más este desintoxicado el cuerpo, mejor asimilará los medicamentos prescriptos.

Hay que indicar al médico, cirujano y anestesiólogo toda la información sobre condición médica del paciente, sus hábitos alimenticios y los medicamentos que toma antes de la operación, esto servirá para que el médico indique qué medicamentos debe dejar de tomar antes de la cirugía.

Realizada la cirugía, es de suma importancia solicitar al cirujano las instrucciones de lo que puede y no puede hacer luego de la operación, como por ejemplo bañarse, cuando cambiar los vendajes, cuándo se puede realizar ejercicios, cuánto peso se puede levantar, cuándo se puede manejar o cuándo se debe regresar a consulta y cuándo se espera que se vean los resultados de la operación.

El dolor postoperatorio por la incisión es real, por lo tanto prepararse mentalmente para este dolor, puede ayudar a mitigarlo. Igualmente el médico recomendará medicamentos que pueden disminuir este síntoma los primeros días. La aplicación de frío en la zona puede ayudar a calmarlo también y a reducir la inflamación.  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *