El Síndrome de Behcet o la enfermedad de Behcet es una enfermedad categorizada dentro de las enfermedades reumáticas, de la que se sabe muy poco.

Sindrome-de-Behcet

¿Qué es el Síndrome de Behcet?

El Síndrome de Behcet es una enfermedad crónica, estudiada por primera vez en 1937 por el Dr. Hulusi Behcet, de nacionalidad turca. Se caracteriza por presentar síntomas en todo el cuerpo, causados por la inflamación de los vasos sanguíneos.

Las causas reales son todavía desconocidas. Sin embargo, se cree que la enfermedad afecta al sistema autoinmune, debido a la predisposición genética en la mayoría de los casos.

La mayoría de las personas que padecen esta enfermedad presentan lesiones en la boca, piel, genitales y otras partes del cuerpo, las cuales suelen ser muy dolorosas. Estas pueden variar su tamaño, se curan al cabo de algunas semanas y vuelven a aparecer.

Contrariamente a lo que se cree popularmente, la enfermedad no es contagiosa.

¿Cuáles son los síntomas del Síndrome de Behcet?

Los principales síntomas, en orden de frecuencia de presentación, son:

  • Úlceras orales

  • Úlceras genitales

  • Problemas en la piel (forúnculos, pioderma, vesículas, pápulas, etc.)

  • Problemas oculares (iridociclitis, corioretinitis, papilitis óptica, etc.)

  • Problemas en las articulaciones (artritis y artralgia)

  • Problemas en el Sistema Nervioso Central (esclerosis múltiple, neuroparálisis craneales)

  • Problemas estomacales (náuseas, vómitos, diarrea, cólicos, etc.)

¿Cómo es el tratamiento del Síndrome de Bahcet?

 Al tratarse de una enfermedad de causas desconocidas, el tratamiento que se realiza a pacientes que presentan esta enfermedad es sintomático. ¿Qué quiere decir? Que se atacan directamente a los síntomas de la enfermedad.

 Para aliviar los dolores de las úlceras, se recetan antiflamatorios y analgésicos.

Para tratar la inflamación, se utiliza la prednisona.

Por último, en manifestaciones severas del Síndrome de Bahcet se recetan fármacos que intervienen en la forma en la que actúa el sistema inmunológico (inmunodepresores).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *