La metanfetamina es un químico psicoestimulante con un alto potencial de adicción que suele estar indicada en el tratamiento de la narcolepsia, el desorden caracterizado por déficit de atención y para el control de la obesidad, aunque muchas veces se utiliza de forma clandestina. La metanfetamina y otros tipos de estimulantes del tipo de anfetaminas son el segundo tipo de droga ilícita más común en el mundo.
Según un nuevo estudio, el uso frecuente de esta droga podría aumentar los riesgos de desarrollar esquizofrenia.

esquizofrenia-metanfetaminas

En el estudio, los investigadores analizaron los registros de pacientes que habían sido hospitalizados entre los años 1990 y 2000 por el diagnóstico de una dependencia o abuso de metanfetamina, marihuana, alcohol, cocaína o algún opioide.
Aquellos que habían sido hospitalizados por la dependencia a la metanfetamina y nunca habían sido diagnosticados de esquizofrenia o algún otro síntoma psicótico al comenzar dicho estudio, tenían luego entre 1,5 y 3 veces más de posibilidades de ser diagnosticados de esquizofrenia que aquellos pacientes que habían abusado de la cocaína, el alcohol o drogas opiodes.
Los investigadores hallaron que el aumento en el riesgo de padecer esquizofrenia entre los que usaban metanfetamina era similar al de aquellos que consumen grandes cantidades de marihuana.

No está claro cómo la metanfetamina o la marihuana pueden incrementar el riesgo de desarrollar dicha enfermedad. Quizás el uso repetido de estas drogas en algunos individuos susceptibles puede disparar una esquizofrenia latente al sensibilizar al cerebro a la dopamina, el químico cerebral del cual se cree que está asociado a la psicosis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *