La sociedad en la que vivimos no comprende bien la importancia del consumo de frutas y verduras, especialmente durante la etapa infantil. Muchos padres, de forma errónea, dan a sus hijos los tan famosos zumos industriales anunciados como saludables desde hace algunos años. Existen diferentes clases de jugos que podemos encontrar en el supermercado, y necesariamente no significa que sean malos para la salud, pero debido a su alto grado de azúcares y falta de nutrientes, no tienen ni punto de comparación con un buen exprimido a base de fruta y verduras frescas.

zumos

Como sabemos que los niños tienden a saborear más los zumos industriales que los naturales, hoy te vamos a dar algunas recetas que harán las delicias de tus pequeños, además de incrementar su nivel de salud:

· Zumo de lechuga.

Después de lavar con agua las hojas de una lechuga, añade un poco de agua junto a la lechuga para hacer el licuado más fácil. Bate bien hasta conseguir que quede bien líquido, si aún así no lo consigues, la próxima vez prueba cociendo previamente las hojas. Deja reposar y antes de beberlo, añade más agua para suavizar su sabor. Si ese jugo no gusta al niño, puedes optar por aliñarla con aceite de oliva y sal, o bien combinar el zumo con abundante jugo de manzana.

· Zumo de manzana

Pela las piezas de fruta, trocéalas y pásalas por la batidora. Al ser una fruta que normalmente gusta a los niños, no importa que añadas nada más, sírvelo inmediatamente para aprovechar su frescura.

· Zumo de sandía y melón.

Corta los trozos de ambas frutas en forma de dado después de haberles quitado la piel, seguidamente, opera como en el caso anterior, es decir: lícualos y sirve al instante. Este jugo es ideal para niños con tendencia a comer de más por su poder saciativo.

· Zumo de mango, papaya y tomate.

Este zumo es también muy simple de preparar, y vamos a sorprender a nuestros pequeños con un sabor innovador para ellos. Para prepararlo, simplemente toma tres piezas de cada fruta y pélalas y deshuésalas. Córtalas en trozos y a la batidora. Puedes añadir una cucharadita de azúcar para realzar su sabor antes de consumirlo bien frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *