Unas 800.000 mujeres tienen en la actualidad problemas de fertilidad en España debido fundamentalmente al retraso en la edad de la maternidad, según constata el doctor Isidoro Bruna, del grupo de trabajo en Ginecología Reproductiva de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia, que ha celebrado recientemente en Sevilla su congreso anual. Según ha apuntado este especialista, el acceso tardío de la mujer a su primera maternidad ha provocado que la edad media de la mujer española para dar a luz a su primer hijo se sitúe actualmente en los 31,8 años.

fertilidadparejas

A partir de esa edad, comienza a verse comprometida la reserva folicular y la calidad ovocitaria. La posibilidad de que una mujer de 35 años quede embarazada es aproximadamente la mitad de la de una mujer de 20 años, en tanto que para una mujer de 40, la posibilidad se reduce al 10%. Por eso, la capacidad de ser fértil está fisiológicamente limitada en el tiempo. “La patología concomitante a partir de esa edad se eleva, produciéndose más cromosomopatías y más morbimortalidad perinatal”, subraya el experto. Bruna fue el coordinador del Taller sobre Prevención y Diagnóstico de la Disfunción Reproductiva en el citado congreso organizado en colaboración con Merck Serono, la división biotecnológica de la compañía químico farmacéutica alemana Merck.

“Esta nueva realidad nos impulsa a los profesionales a lanzar un doble mensaje; por un lado, informar y concienciar a las mujeres acerca de las consecuencias de retrasar la maternidad y, por otro, ayudarlas a que, con el máximo de información, tomen la decisión más adecuada en su caso”, añade el Bruna. “Dentro de este último objetivo, el papel de los ginecólogos como transmisores de información a las mujeres durante las revisiones ginecológicas es absolutamente fundamental”.

De hecho, Bruna señala como un objetivo de esta iniciativa que los ginecólogos pregunten siempre en las visitas rutinarias si la mujer ha pensado en quedarse embarazada. Asimismo es fundamental realizar un recuento de folículos antrales para alcanzar una aproximación de la capacidad de los ovarios. Se trata de un método no invasivo que se utiliza para conocer la reserva ovárica de la mujer. Los folículos en una acumulación de células haploides de forma ovalada que se encuentran en el interior del ovario, rodeando un ovocito.

“La percepción actual de la edad cronológica y la mayor esperanza de vida de las mujeres no concuerda con la realidad de su edad biológica, que hace que la fertilidad femenina disminuya sensiblemente a partir de los 35 años”, apunta Bruna. “Es a partir de esta edad cuando la reserva folicular y la calidad ovocitaria comienzan a verse comprometidas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *