Los zumos de fruta pueden variar mucho en su composición. También depende de si la bebida está fabricada a base de un sólo fruto o en combinación con otros.

zumos de frutas

Zumo de frutas exprimido en casa. Sería el zumo por excelencia, cien por cien puro, y que conserva todas las cualidades y nutrientes de la fruta. Ya sea con la ayuda de un exprimidor eléctrico, manual o con licuadora, conviene beberlo inmediatamente después de hacerlo para que no pierda sus propiedades, pues sus vitaminas se oxidan con facilidad.

Zumo de frutas comercializado. Los zumos realizados a partir de frutas a los que se añaden tanto aditivos como antioxidantes. Su conservación se debe a procesos como pasteurización y esterilización.

Zumo a base de concentrados de frutas. Al zumo natural de la fruta se le extrae el agua mediante procesos industriales de evaporación. Quedan así concentrados que reducen los costos de transporte y almacenamiento. En el proceso de envasado se añade de nuevo el agua, y se incorporan las vitaminas y los aromas que perdieron en proceso.

Néctar de frutas. Suele hacerse a partir del zumo concentrado. Contiene aproximadamente la mitad  de zumo de frutas y la mitad de agua y azúcares añadidos.

Bebida de frutas. Esta denominación corresponde a zumos que contienen aproximadamente un 10% de zumo de frutas y un noventa por ciento repartido entre aditivos, agua y azúcares añadidos.

 

La mayoría de los zumos industriales se hacen a partir de concentrados de frutas. Claramente, el zumo de mejor calidad es el que obtenemos en casa, donde podemos experimentar con diferentes frutas y lograr nuestra combinación preferida.

1 comentario

  1. marisa roca

    6 Mayo, 2014 a 0:39

    No soy nada partidaria de los zumos envasados, cuanto más naturales, mejor que mejor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *