Según un estudio realizado recientemente, las mujeres que abortan podrían verse afectadas mentalmente. La verdad es que no hay que ser un experto en psicología o en psiquiatría para imaginarse esto, pero aquí te contaremos qué es lo que han manifestado los expertos tras la investigación.

Mujer-triste

De acuerdo al estudio, de 120 mujeres que se sometieron a un aborto, más de la mitad tenía algún nivel de depresión y la mayoría sufría de baja a media autoestima.

Según los expertos, estos resultados indican que los trabajadores de la salud tienen la necesidad de buscar más políticas públicas para la prevención de embarazos no deseados, teniendo en cuenta las dificultades para el uso de anticonceptivos por parte de las mujeres que se presentan en algunos casos, es decir, teniendo en cuenta todo su contexto.

Ellos citan los ejemplos de la violencia familiar, el alcohol y las drogas, y la resistencia de la pareja a la utilización de métodos anticonceptivos , especialmente cuando las mujeres sufren efectos secundarios por el uso de anticonceptivos hormonales y o están en plena sumisión a sus parejas.

Además, los expertos dijeron que en los casos en los cuales los embarazos no deseados terminan en abortos inducidos es preciso que los equipos médicos brindan una completa atención a las mujeres, no sólo para garantizar su bienestar físico sino también el emocional.

De las 120 mujeres que participaron del estudio, el 57% presentaron señales de depresión, de las cuales el 33% sufría de depresión leve y prolongada, el 22% de depresión moderada y el 13% de depresión grave. Además de depresión, 109 mujeres mostraron de media a baja autoestima.

Cabe señalar que este no es el primer estudio mediante el cual se pudo concluir que tras un aborto las mujeres sufren de depresión y otras alteraciones emocionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *