Utilizar aceite de ricino para inducir el parto es un tema muy controvertido, porque muchas personas aseguran su eficacia, mientras que los médicos y las parteras tratan de convencer a las madres de que este método de inducción no es seguro en absoluto.
Si te encuentras en la fecha de parto y tu pensamiento ronda en inducir inducir el trabajo de parto con aceite de ricino con el fin de deshacerte de todas esas sensaciones molestas, primero debes averiguar lo más posible sobre este ingrediente y sus riesgos.

aceite ricino

El aceite de ricino se utiliza como aditivo y conservante en la industria alimentaria.  Además, se utiliza ampliamente en la fabricación de jabones, perfumes, productos farmacéuticos, tintes, pinturas, nylon, líquidos para frenos y lubricantes.

Por otro lado, el aceite de ricino se ha utilizado como un remedio natural durante miles de años. Puede aliviar el estreñimiento, la artritis, el reumatismo, el dolor de espalda, los dolores menstruales, los dolores de estómago, puede ayudar tratar el acné, las cicatrices, úlceras de la piel y prevenir el envejecimiento prematuro.
Además, tiene propiedades anti-bacterianas que inhiben el crecimiento de bacterias y virus en el cuerpo.

Muchas personas afirman que el aceite de ricino puede ser una muy buena alternativa para inducir el parto de manera natural, junto con otros métodos como la comida picante, las caminatas largas o el aceite de onagra. Sin embargo, ninguno de estos métodos ha sido estudiado lo suficiente con el fin de probar su efecto real.
La creencia popular es que el aceite de ricino actúa como laxante, causando calambres intestinales que más tarde se transfieren al útero. De esta manera, el útero se estimula, se inicia la contracción, y se induce el parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *