No siempre es fácil acompañar a un familiar que está enfermo puesto que muchas personas se sienten desorientadas en esa situación, es decir, no saben qué hacer. La sensación de ignorancia es la más difícil de afrontar. ¿Cómo se debe o mejor dicho, cómo se puede ayudar a aquel que está sufriendo?

A continuación te damos algunos sencillos consejos prácticos que esperemos que te sean de gran utilidad:

  1. La comunicación es esencial, es decir, debemos dejar que el enfermo pueda expresar cómo se siente, pueda expresarse con libertad. Para ello, debemos mostrar fortaleza y empatía a la hora de vivir y de compartir dicho momento vital. No sólo es importante cuidar la comunicación verbal sino también el lenguaje corporal, es decir, debemos acompañar al familiar con abrazos, besos y caricias que le ayuden a sentirse arropado y protegido en la medida de lo posible.
  2. Sin duda, cuando acompañamos a un familiar que está atravesando una enfermedad debemos tener una enorme paciencia puesto que está claro que cuando alguien se siente vulnerable sufre constantes cambios de humor en su estado de ánimo. Por tanto, debemos ser comprensivos y amables en todo momento.
  3. Pero no sólo es necesario cuidar del familiar enfermo sino también de uno mismo. Es decir, debemos delegar las responsabilidades en otras personas del entorno que puedan colaborar en el cuidado de aquel que lo necesita. Delegar es un gesto sabio de inteligencia emocional y también de equilibrio interno.
  4. El sentido del humor es fundamental para hacer frente a un momento de dificultad. Por tanto, podemos ironizar con una situación determinada, ver películas de risa, leer libros alegres que ayuden a reforzar el optimismo.

Estar al cuidado de una persona enferma puede ser difícil, especialmente, cuando dicha situación se prolonga a lo largo de mucho tiempo.

1 comentario

  1. Pilar

    2 febrero, 2014 a 23:29

    Gracias me a sido de mucha ayuda esta informacion yo estoy cuidando ami madre desde hace3 meses por que la pobre esta enferma a veces es un poco agobiante no poder slir mas que para ir a trabajar y en ocasiones pierdo un poco los nervios con ella y luego me arrepiento por que la quiero con locura no seba de la cabeza en eso tengo suerte pero mesiento inpotente por no poder ayudarla mas hacer algo para k no sufra hace14 años queba a dialisis y ya esta muy cansada su cuerpo no admitia un transplante por que tiene mas patologias bueno adios asta otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *