El frío del invierno puede llevar a algunas personas a reducir la cantidad de actividad física que hacen por las temperaturas extremas que no invitan al movimiento o al uso de ropas deportivas. En el invierno, sin embargo, es más importante que en cualquier otra época del año practicar actividad física suficiente. La actividad física combinada con un aporte nutricional adecuado, por lo demás, puede ser una excelente manera de agregarle calor al cuerpo y de evitar los peligros potenciales que acompañan a las temperaturas extremas durante todo el año.

actividadfisicainvierno

Para combatir el frío con actividad física podemos elegir ejercicios aeróbicos, danza, deportes o cualquier entretenimiento en el que se incorpore una buena cantidad de movimiento. Si queremos darle al cuerpo la energía necesaria para llevar a cabo diferentes actividades, por lo demás, tendremos que incorporar una buena cantidad de calorías. Las calorías que consumamos, de todas maneras, no son todas igual. Es bueno incorporar hidratos de carbono en la forma de cereales integrales (deben ser consumidos en todos los desayunos).

La actividad física en climas extremadamente fríos, por lo general, debe ser realizada en lugares cubiertos que no suelen ver la luz solar. Por esta razón es importante, en aquellos que no consuman carnes de forma habitual, ingerir un suplemento de vitamina D (en el verano no es necesario ingerir este suplemento porque el cuerpo está preparado para producir esta vitamina directamente a partir de los rayos solares).

Al hacer actividad física en invierno o en épocas de frío intenso es importante tomar algunas precauciones respecto a la vestimenta. Si el cuerpo lo resiste podemos usar ropas livianas que no acumulen transpiración. Lo que debemos recordar siempre es abrigarnos más al tomar contacto con un sitio de más frío que aquel en el que estamos (por ejemplo cuando salimos al exterior después de hacer actividad física en un lugar cerrado).

2 comentarios

  1. Poner Anuncios

    19 julio, 2011 a 20:05

    Curiosamente con la llegada del calor, aumenta el consumo de calorías, pero también (y en mayor proporción) la ingesta de las mismas: barbacoas, pescaítos fritos, cervezas y elados hacen que siempre el verano sea el mayor enemigo de la operación bikini. del año siguiente.

  2. Tiendas Muebles

    20 julio, 2011 a 11:52

    a mi me ocurre, contrariamente a lo que cabría pensar, que tengo m´s ganas de entrenar y hacer ejercicio en invierno con frío que en verano, pese a la energía que te da el sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *