La sociedad moderna avanza a pasos gigantescos, y así lo hacen también los progresos tecnológicos, entre los cuales podemos citar a Internet, los juegos de consola o la telefonía móvil.

vida_sana_adolescentes_y_nuevas_tecnologias_articulo_landscape

Si bien hace unos años resultaba complicado predecir los efectos de estas nuevas técnicas sobre las personas, hoy lo podemos afirmar sin duda alguna: una importante parte de la población mundial es adicta a las nuevas tecnologías.

La Organización Mundial de la Salud estima que un 25% de las personas usuarias padece algún problema relacionado con la adicción a las nuevas tecnologías.

Una de las fuentes de información más recientes que podemos encontrar proviene del Hospital Clínic y del Hospital Sant Joan de Déu, situados en Barcelona, donde los especialistas alertan del importante aumento de consultas por adicción a los videojuegos que se ha venido produciendo desde los últimos 5 años.

Los efectos de estos vicios en los sujetos afectados pueden ser variados: casos de depresión y ansiedad, de aislamiento o bien de gastos excesivos (asociados a los juegos de pago on-line), entre otras características.

Ahora bien, ¿qué forma hay de ver si un conocido nuestro padece el mal uso de las nuevas tecnologías? Normalmente lo podrás descubrir por alguna de los siguientes síntomas: abandono progresivo (o total) de sus estudios o el trabajo, descuido de sus tareas personales, búsqueda de la soledad, irritabilidad al interrumpirle o comentarle su problema, mal humor general, baja autoestima, etc.

Si observas varios de estas características en algún ser querido, y se da la coincidencia que esta persona se pasa muchas horas navegando, conectado al móvil o jugando a videojuegos, ya sabes donde puede radicar la causa de sus problemas.

En los casos más leves, puede bastar con hablar con el sujeto afectado, darle todo tu apoyo y confianza y convencerle e insistir en que reduzca el uso de horas que pasa con sus nuevas máquinas. Evidentemente esto requerirá tiempo y esfuerzo por ambos lados, así que no desesperes si no ves resultados rápidos.

Para casos más dificultosos sería recomendable pedir hora a un experto que aconsejará al afectado y lo pondrá en tratamiento si así lo ve necesario, o bien acudir a un centro de desintoxicación especializado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *