Al hablar de una pérdida de conocimiento, una persona no tiene que preocuparse grandemente si esta anomalía sugiere a las conocidas lagunas mentales esporádicas, mismas que hace su presencia en nuestras vidas en unos cuantos segundos. La pérdida de conocimiento en realidad es una enfermedad más grave de lo antes mencionado.

Esta pérdida reconocimiento puede ser provocada por diferente tipo de afecciones, conociéndose que existen de forma principal dos causas posibles por las cuales se pueda llegar a presentar dicha anomalía:

  • El síncope.
  • Una crisis de epilepsia generalizada.

Estos son las dos afecciones conocidas más importantes que pueden llegar a hacer que se presente una pérdida de conocimiento en un individuo cualquiera.

Factores a tomar en cuenta en una pérdida de conocimiento

Cuando se ha llegado a encontrar a una persona que ha sufrido de esta pérdida de conocimiento, el médico especialista (o un médico de cabecera) deberá tratar de precisar determinados aspectos tales como:

  • Conocer si ha sido repentino o también previsible esta pérdida de conocimiento.
  • Si es que existe algún tipo de traumatismo craneal.
  • Si ha existido calor, una atmósfera cargada o un estado del mundo que motive esta enfermedad.
  • Si luego de presentarse la enfermedad pudo haber habido una mordedura de lengua.
  • Si durante la pérdida de conocimiento ha existido convulsiones y pérdida de orina.
  • Cuando el paciente ha regresado a la conciencia, si ha existido algo de amnesia.
  • Si quien padece de esta enfermedad se encuentra tomando algún tipo de medicamento.

Todas las circunstancias que hemos mencionado anteriormente son muy importantes para el médico de cabecera, quien analizará a cada una de ellas para poder otorgar un tratamiento específico, ya que el mismo depende de cada caso; si por ejemplo, se concluye que una medicación está afectando a una persona específica con esta pérdida de conocimiento, entonces el médico tratará de reemplazar dicha medicación por alguna otra que no le ofrezca dichos efectos.

2 comentarios

  1. Enrique Rivera lima

    5 Febrero, 2013 a 4:36

    Interesante informaciòn. Gracias.

  2. Margarita Franco

    26 Junio, 2015 a 1:23

    No hay que olvidar la tos sincopada o síncope tusígena. Ha sufrido, mi esposo por 3 años, Es de terror, nadie, ningún médico conocía. Ha sufrido varios accidentes, y vivíamos en constante tensión. Tenía tos, que no se calmaba con ningún medicamento. Sucedía en invierno, con catarros,que duraban meses. Sin embargo, se sentía fuerte, y sin los ” ataques” de tos.parece no estar enfermo, y conducía automóvil. Bueno, una tarde fue contra un árbol, casi se mató. Nadie conocía como parar ésa tos súbita, y los médicos me decían que no podía ser la tos la causa. Un día en la sala de espera del cardiólogo(uno de los cientos de especialistas), tosió y desmayó, los pacientes entraron en pánico, y allí fué observado por varios médicos. Más estudios, más medicamentos, y nada. Una noche entré en Google, e investigué. Despues de buscar l sinónimo de desmayo, y encontré síncopé. Alli descubrí el diagnóstico, y que era por EPOC Lo llevé a un sanatorio, y llamé a un neumólogo, y al preguntarme qué tenía mi esposo, dije que tenia epoc, y tos sincopada. Cómo no !, dijo, jamás preguntó quien hizo el diagnóstico, ja ja.
    Empezó un tratamiento exitozo, que duró 9 meses, y SE CURÖ !!, Pero lo que sufrimos, quién nos quita.? Nuestro hijo de entonces 11 años, hasta hoy está traumado, no puede escuchar la tos, siempre corre a su lado, o al lado de cualquier persona. Tiene 17 años. COMPARTO PORQUE fué muy especial en nuestras vidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *