El ajo siempre se ha utilizado en la alimentación a través de los siglos y es una de las plantas cultivadas más antiguas, siendo un miembro de la familia de las liliáceas junto con las cebollas y los cebollinos. Además de sus propiedades medicinales, el ajo tiene un elevado contenido nutricional, que incluye 33 compuestos sulfurados, 17 aminoácidos, germanio, calcio, cobre, hierro, potasio, magnesio, selenio, zinc y vitaminas A, B y C. Según parece ya era utilizado en el antiguo Egipto por los constructores de las pirámides para aumentar el rendimiento y la fuerza.

ajo

Al ajo se le conoce como la “penicilina rusa” ya que durante la 2a guerra mundial, debido a la escasez de antibióticos, el ejército ruso lo utilizó masivamente. El ajo presenta un amplio espectro de actividad antimicrobiana frente a una gran variedad de patógenos que incluyen virus, bacterias, hongos como los del género cándida y parásitos.

Asimismo el ajo proporciona una gran variedad de beneficios al sistema cardiovascular, en su mayor parte debido a compuestos sulfurados como la alicina y compuestos derivados de ésta (ej. los ajoenos). Los estudios indican que la suplementación con ajo disminuye el colesterol del suero y mejora la relación entre los HDL y los LDL. Incluso el Ministerio Japonés de Medicamentos y Alimentos ha reconocido oficialmente la capacidad del ajo para controlar la tensión arterial.

La elevada concentración de compuestos sulfurados y aceites de mostaza del ajo le confiere una potente capacidad para reducir la congestión de las mucosas, siendo un buen expectorante. Esta acción combinada con su significativa actividad antimicrobiana es lo que le ha otorgado a esta planta una gran popularidad en el tratamiento de infecciones respiratorias.

Se han hecho descubrimientos recientes que demuestran que el ajo macerado en aceite es la única forma de ajo en la que están presentes cantidades significativas de ajoenos y vinil ditiinas (importantes principios activos del ajo).

Por otro lado hay que diferenciar entre los suplementos de ajo “sin olor” y los de “olor reducido o controlado”. Los suplementos de ajo “sin olor” pierden su efectividad ya que el proceso de eliminación del olor también elimina componentes azufrados y por tanto sus beneficios.

  • Casos en los que mejor no consumir ajos

    El ajo es un alimento con enormes cualidades nutricionales y medicinales aconsejadas para …
  • Propiedades saludables del ajo

    Desde la época egipcia ha sido utilizado como planta medicinal, incluso los romanos le dot…
  • Propiedades leche de ajo

    La leche de ajo es una bebida bastante antigua que tiene interesantes propiedades medicina…

3 comentarios

  1. myriam

    22 Mayo, 2013 a 18:52

    gracias por preocuparsen de la salud me encantan los temas de como concervarse mas joven el peso y como comer mas sano

  2. Mila

    17 Septiembre, 2013 a 14:26

    Quisira saber si el ajo que compramos en el super macerado con aceite tiene o no las propiedades del ajo natural o tiene otras para contrarestar las que pierde al no tener el gusto tan picante

  3. Santos

    12 Enero, 2015 a 23:22

    Me interesaría tanto la proporción de ajo y aceite como la duración de esa maceración y sus condiciones (temperatura, luz, …)
    El comentado “ajo macerado en aceite”, para su eficacia, es preciso consumirlo, incluso bien masticado, o es suficiente el consumo del aceite en el que ha estado (el ajo).
    Espero la información!, Gracias!, de Santos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *