• MENSTRUACIONES MUY ABUNDANTES: frecuentemente en mujeres muy jóvenes, sobre todo si usan DIU. Muchas mejorarían su estado físico y anímico con una dieta rica en hierro.

  •  DIVERSAS ENFERMEDADES: muchas pueden producir pequeñas hemorragias o una mala absorción de hierro y causar déficits serios en este mineral. Es el caso de gastritis, hemorroides, enfermedades hemáticas, alteraciones en la absorción del hierro, consumo crónico de ciertos medicamentos, inflamaciones intestinales…
  •  DIETAS DESEQUILIBRADAS: resulta frecuente que las personas que comen de forma desordenada, con abundancia de precocinados o comida rápida, tengan carencias de hierro.
  •  DIETAS VEGETARIANAS ESTRICTAS: a menudo las personas que no incluyen carne, pescado ni huevos en su dieta, pueden tener carencias. No olvidemos que el hierro de los vegetales se aprovecha poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *