Ser amables puede estar en nuestros genes. Esto es de acuerdo a un estudio reciente que encontró que los genes son por lo menos parte de la razón por la cual algunas personas son amables y generosas.

copyright-2010-corbiscorporation

Los investigadores de la Universidad de Buffalo y la Universidad de California evaluaron el comportamiento de las personas con diferentes versiones de los genes de receptores de dos hormonas: la oxitocina y la vasopresina – que, se cree, hacen que la gente sea más agradable.

El estudio halló que estos genes, combinados con la percepción de la gente del mundo como un lugar más o menos amenazante-, pueden predecir la generosidad. Específicamente, los participantes del estudio que encontraban al mundo como una amenaza eran menos propensos a ayudar a los demás – a menos que tuvieran las versiones de los genes de receptores que se asocian generalmente con la amabilidad.
La versión más “agradable” de los genes de receptores permite superar los sentimientos de que el mundo es amenazante y ayudar a otras personas, a pesar de esos miedos.

El hecho de que los genes predijeran el comportamiento sólo en combinación con experiencias de la gente y los sentimientos sobre el mundo no es sorprendente porque la mayoría de las conexiones entre el ADN y el comportamiento social es compleja.
No se está alegando que se ha encontrado el gen de la amabilidad. Pero se ha encontrado un gen que produce una contribución. Lo que parece interesante es el hecho de que sólo hace una contribución en la presencia de ciertos sentimientos que la gente tiene sobre el mundo que les rodea. 

1 comentario

  1. Pilar

    19 Agosto, 2012 a 20:56

    Gracias Me parece muy interesante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *