El tema acerca de los antidepresivos y medicaciones para el trato de enfermedades psiquiátricas similares, siempre ha sido un asunto de debate entre distintos grupos. Desde el inicio de su fabricación y comercialización, han habido sectores sociales que se han opuesto fuertemente a su consumo, cuestionando seriamente el alcance de sus efectos en términos sanitarios.

antidepresivos

En este informe de dos partes, volvemos a plantear esta antigua discusión, en la que abordaremos el “problema”, si puede ser llamado de esta manera, como una invitación a un debate, que puede resultar obligatorio o, al menos, debería, para las personas que consumen este tipo de medicación.

 

Comenzamos…

 

Por qué consumes un antidepresivo? La respuesta prácticamente es obvia: porque estás deprimido o deprimida. Sin embargo, muchas veces, esta respuesta es errónea. Frecuentemente, las personas confunden sentimientos naturales de angustia y tristeza con un proceso psicológico patológico y complejo como lo es la depresión.

 

Debido a que, la mayoría de las veces, los psiquiatras tratan a sus pacientes luego de haberlos diagnosticado a través de lo que se denomina un diagnóstico sintomático (el paciente le comenta al médico qué es lo que siente), existiendo la posibilidad de que los pacientes no reconozcan exactamente qué es lo que están experimentando, es allí en donde ese plantea un problema básico, pero muy importante.

 

Hace sólo algunas décadas atrás, las estadísticas han demostrado que cada día son más las personas que se encuentran tratando alguna afección de naturaleza psicológico, marcando una interesante brecha con generaciones anteriores, en las que el consumo de psicofármacos no era “moneda corriente”. Somos personas más felices, en la actualidad? Hemos resuelto nuestro problemas? Es probable que la verdad atrás de estos planteos, radique en los resultados.

 

Continuamos en la siguiente parte…

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *