Ni bien se siente un cosquilleo en la garganta, o la garganta aturdida, el cuerpo adolorido y sensación de cansancio, es señal de que se encuentra próximo a ser víctima de un resfrío o estado gripal.

gripe-o-resfriado-2

Según se calcula, el adulto promedio padece de tres resfriados durante el transcursos de cada año, cuya duración media es de nueve días.

Pero a pesar de lo que indican las estadísticas, no debe uno rendirse, sino intentar de evitarlo y desafiar a las gripes invernales.

Existen una serie de medidas que pueden tomarse para tratar de que el resfrío no prospere y se detenga a tiempo.

Así, ni bien pueda registrar en su cuerpo la existencia de sus síntomas, debe:

Beber agua potable o zumos: es fundamental conservar su organismo debidamente hidratado, para poder combatir a los síntomas de dolor de garganta y la congestión nasal.

Hacer gárgaras con agua salada: la finalidad es terminar con las molestias y picazones que se sufren en la garganta y que le generan ardor e irritación en la misma al tener que toser casi en forma constante.

Es necesario incorporar la mitad de una cucharada pequeña de sal en un vaso con agua tibia. La tarea que realiza la sal es extraer los excesos de agua en los tejidos de la garganta, que es lo que causa reduciendo la inflamación.

Además, al enjuagarse con este líquido, se combate a los virus y bacterias, lo que puede ser de mucha ayuda si se encuentra en el inicio de un resfriado o pretende evitarse el sufrir uno.

Mantener los conductos nasales limpios: el utilizar una solución salina nasal en aerosol luego de detectar los síntomas del resfriado es de mucha utilidad. Al igual que tomar un baño con agua caliente, en cuyo caso la humedad generada hace que las vías nasales se destapen, pudiendo eliminar las dificultades respiratorias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *