Los adultos jóvenes que usaron esteroides inhalados para el tratamiento de su asma cuando eran niños son ligeramente más bajos – alrededor de la mitad de una pulgada – que los que no usaron los fármacos, según un nuevo estudio.

Los investigadores siguieron a 943 niños, de entre 5 y 12 años, que fueron tratados por asma leve a moderada durante más de cuatro años. Los niños se dividieron en tres grupos. Un grupo tomó la medicación corticosteroide inhalado budesonida dos veces al día, el segundo grupo tomó el fármaco no esteroide nedocromil, y el tercer grupo tomó un placebo.
Todos los niños tomaron albuterol, un fármaco de acción rápida para el alivio de los síntomas agudos de asma, y corticosteroides orales cuando era necesario para tratar los síntomas del asma.

Los niños fueron seguidos hasta llegar a su altura de adulto – mayor de 18 años para las mujeres y 20 años o más para los hombres. La altura promedio de los pacientes que tomaban budesonida fue de media pulgada más corta que los que tomaron placebo o nedocromil. El menor crecimiento se produjo durante los dos primeros años del estudio. A medida que el estudio continuó, los niños que tomaron la budesonida se mantuvieron media pulgada más bajos que los otros niños hasta que llegaron a su altura adulta.

No importaba si eran niños o niñas o cuánto tiempo habían tenido asma, o cualquier otro de estos factores. También fue tomada en cuenta la estatura de los padres de los niños y se observó que esta no tenía impacto en el resultado final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *