La dieta es uno de los elementos que pueden afectar la salud del corazón, así como el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca. Hacer cambios relativamente sencillos en los hábitos alimenticios diarios, aportaran a que el organismo se encuentre saludable como así también la salud en general.

manzanas

Los expertos advierten que las dietas que incluyen comidas rápidas con alto contenido en grasas saturadas (queso amarillo, mayonesa, helados), grasas trans (frituras, dulces, donas) y carbohidratos (pan, papas fritas, refrescos) ponen en riesgo al corazón.

Es importante moderar el consumo de carne roja y pollo, especialmente si tienen grasa visible o piel, lácteos enteros quesos duros y semiduros, huevos (entre tres y cuatro yemas por semana es lo recomendable).
Además de una alimentación equilibrada, libre de grasas, existen algunos alimentos que tienen el poder de beneficiar la salud y corazón.

Para activar los beneficios nutritivos de los alimentos, se debe incluirlos en la dieta diaria. Los especialistas recomiendan consumir una manzana o el zumo de ella al día, ya que influye en la oxidación del colesterol malo y ayuda a evitar la acumulación de grasas en las venas y arterias. Su cáscara es rica en antioxidantes, que previenen el envejecimiento prematuro. Otro alimento importante son los pescados, estos son ricos en Omega 3 y ayudan a bajar los niveles de triglicéridos en la sangre. Los mejores son el atún, salmón, sardinas y caballa, al menos dos veces a la semana.

El  pomelo también es recomendado, siendo rico en antioxidantes y contiene fibra soluble, que ayudan a reducir el riesgo de enfermedades del corazón. Lo ideal es consumir medio pomelo en el desayuno al menos cuatro veces a la semana. Y por último, las legumbres, éstas ayudan a bajar el colesterol malo y son rica en fibra. Su consumo ideal es un tazón de porotos o lentejas cocidas una vez al día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *