El dolor de garganta es un trastorno que se sufre frecuentemente en invierno y épocas frías y puede indicar otras dolencias como la faringitis, la laringitis o la amigdalitis.

cebolla

Si quieres aliviar sus síntomas (dolor al tragar e irritación entre los más frecuentes), aumenta la ingesta de los siguientes alimentos:

Miel

Bastará con que endulces tus postres e infusiones con una cucharada de miel para suavizar la garganta y activar sus defensas. Mezclada con un vaso de leche después de la cena, supone un muy buen remedio para descansar mejor.

Cebolla

De gran acción antiséptica, este vegetal también eliminará el moco concentrado en caso de que exista, dado que es expectorante. Se aconseja especialmente la sopa de cebolla, muy nutritiva y analgésica.

Pipas de calabaza

En este caso es su gran contenido en cinc el que combatirá el dolor de garganta. A media tarde, cuando te entre el “gusanillo” de picar algo, opta por este tipo de pipas.

Soja

Este vegetal contiene mucho hierro, uno de los nutrientes imprescindibles a la hora de activar las defensas, previniendo así contra posibles infecciones en la garganta, por medio de las vías respiratorias. Otros vegetales igual de válidos son las judías blancas, los garbanzos y las lentejas.

Espinacas

Como muchas otras verduras de hojas verdes, las espinacas contienen vitamina B6 en buena cantidad, por lo que se aumentan así las defensas del organismo, previniendo posibles altercados en la garganta. Además, su textura suave no supondrá ningún problema a la hora de ingerirlas.

Líquidos

Con el fin de reducir la inflamación en la garganta, se debe aumentar el consumo de líquidos, y no únicamente agua: zumos, caldos, sopas e infusiones son otras opciones que se deben tener en cuenta.

Preparado de limón

Mezcla en un vaso de agua el zumo de medio limón junto a una cucharada de miel y realiza gárgaras tres veces por día. Mano de santo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *