Estamos a pocas semanas de las fiestas navideñas y quien más y quien menos suele engordar un par de kilitos a lo largo de tan señaladas fechas. En el campo de los productos alimenticios, una y otra vez nos vemos sometidos a “bombardeos” publicitarios acerca de qué se debe hacer para no engordar y qué es mejor evitar.

En estos días actuales, son muchos los alimentos que podemos ver acompañados de términos como “light”, “diet” o “bajo en grasas”.

Pese a que el consumo de estos géneros de comida se ha incrementando de forma notable en los últimos años, ¿cumplen en la práctica lo que prometen en la etiqueta?

La respuesta no es sencilla.

En teoría, los alimentos light contienen un 30% menos que sus equivalentes enteros, cantidad que muchos fabricantes no respetan. Pero bueno, supongamos que el productor sí hace caso a esa recomendación porcentual. ¿Significa eso que un alimento bajo en grasas se puede consumir sin restricciones?

Simplemente no.

¿Y por qué no? Pues es tan sencillo como observar que muchos de los productos alimentarios ya de por sí tiene muchísimas calorías, por lo que una rebaja del 30%, si bien es cierto que mejora notablemente las cifras, sigue siendo insuficiente.

Veámoslo con un ejemplo.

Una cucharada de mayonesa comercial puede rondar las 75 kcal., incluyendo un alto porcentaje de grasa saturada, mientras que su homólogo light rondarás las 50 kcal. aproximadamente. Es decir, si acompañamos un plato con 2 cucharadas de mayonesa, seguirán siendo 100 kcal, bastante menos que la versión normal, pero esto no quiere decir que esas dos cucharadas sean saludables y no engorden para nada.

Los alimentos light no ayudan a adelgazar, pues en la mayoría de casos provienen de productos que de forma entera ya tienen muchísima calorías y/o grasa, y en su versión más baja en kcal, siguen haciendo acto de presencia la grasa o los azúcares no recomendables para nuestra salud.

Por tanto, sólo si no podemos evitar el consumo de alimentos muy calóricos optaremos por su versión light, tratando de no hacer de esta excepción una costumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *