El trastorno de las piernas pesadas se produce cuando la sangre de estas extremidades fluye tan poco que se estanca y de cada vez resulta más difícil impulsarla de retorno al corazón. Esto suele producir calambres en las piernas, dolor muscular, hinchazón de pies, cansancio, fatiga, etc., y puede llegar a ser un problema bastante molesto.

Como viene siendo habitual, unos simples cambios en nuestra dieta servirán de gran ayuda para aliviar esta incómoda pesadez.

tn_pierna_cansada

Manzanas y peras

Por su alto contenido en agua y vitaminas naturales, frutas como la manzana y la pera, que podemos tomar hasta dos a diario, luchan contra los niveles del colesterol y ayudan a mantener a raya las grasas malas, que actúan como una barrera en las venas que transportan la sangre.

Jengibre

Esta raíz natural no sólo alivia la inflamación, sino que también flexibiliza las carreteras naturales conductoras de la sangre, es decir, las venas y arterias.

Pimiento

En este caso será su alta presencia en vitamina C la que nos va a echar una mano, ayudando a que los conductos sanguíneos se mantengan fuertes y mejoren su función circulatoria.

Cebolla

Alimento preciado donde los haya, una cebolla recién cortada mejora la hinchazón de pies y favorece el riego sanguíneo de las extremidades al corazón. A ser posible, debe ser tomada cruda.

Fresas

Además de ser una de las frutas más deliciosas que existen, un buen puñado de fresas inyecta en el organismo altas dosis de manganeso, nutriente que nuestro cuerpo no puede echar en falta si queremos evitar el cansancio y el dolor de articulaciones. Por si fuera poco, también resultan de ayuda contra la acumulación de líquidos y la hipertensión.

Infusión de perejil

Aplicada de forma externa, una infusión fría de perejil embebida en un algodón reducirá la hinchazón de piernas y tobillos e igualmente luchará contra las varices.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *