Una nueva encuesta a adolescentes realizada en los programas de pérdida de peso ha encontrado que el 64% de ellos había sido objeto de burlas o acoso debido a su peso, y aunque la mayor parte de las burlas provenían de sus compañeros, algunas de ellas provenían de los propios padres, los profesores y entrenadores.

Altas-tasas-de-intimidacion-por-sobrepeso

 

Los niños que son clínicamente obesos sufren las burlas y el acoso, no sólo en la escuela sino también en la casa. Eso significa que tienen pocas fuentes de apoyo o aliados.
Los resultados de la encuesta, sin embargo, tienen limitaciones. Los investigadores que realizaron el estudio no hicieron preguntas similares a adolescentes que no tenían sobrepeso o eran obesos, por lo que no está claro cuánto más probable es que se molesten o intimiden a otros niños que son como ellos. Otro grupo de niños que pueden ser atacados debido a su peso – los que son extremadamente delgados – no fueron incluidos en el estudio.

Los proveedores médicos pediátricos, el personal escolar y los educadores pueden realmente ayudar a los jóvenes poniendo a funcionar el radar hacia las burlas por el peso, y asegurarse de que esto se esté abordando a la par con otras formas de intimidación.
El Dr. Mark Schuster, jefe de pediatría general del Hospital Infantil de Boston, dijo que el acoso en sí está cada vez atrayendo más atención como un problema grave. Hay un mayor reconocimiento de que puede tener importantes consecuencias a corto y largo plazo, tanto físico como emocional. Los niños pueden ser marcados emocionalmente durante mucho tiempo, y pueden acarrear esto a la edad adulta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *