En compromisos, fiestas y las oportunidades en que, por una razón u otra, tendemos a comer el doble o incluso el triple de lo normal, son muy numerosas. Pero no temas porque para todas esas cenas de familia, menús o salidas con compañeros de trabajo existe una solución, o al menos, una forma fácil para evitar y aliviar los empachos.

62728863_195a2da312

De acuerdo a las palabras de Juan de Dios González, presidente de la Sociedad Murciana de Medicina  Familiar y Comunitaria, la mejor recomendación es la de alternar comidas ligeras con las típicas comidas muy copiosas.

Ya lo comentábamos en otro artículo, el funcionamiento de este principio es muy sencillo: unas horas antes de asistir a un evento en el que sabemos por experiencia que vamos a comer bastante más de lo habitual, se recomienda ingerir algún alimento saciante para obligar al cuerpo a sentirse un poco más lleno antes del atracón.

La combinación de estómago vacío más comilona a la vista suele traer consecuencias desagradables. Los síntomas de un empacho común, que casi siempre se cura en uno o dos días, suelen ser diarreas y vómitos, y ocurren por el gran consumo de alimentos hiper-calóricos en estas fechas.

Recordemos que, en el peor de los casos, un problema digestivo puede acarrear una pancreatitis. En ese supuesto sí que necesitaríamos ingreso hospitalario y tratamiento, puesto que las consecuencias pueden llevar a ser importantes.

González remarca que “debemos prestar especial atención a lo que tomamos durante la noche, y si nos es posible, sustituiremos el turrón y los dulces por frutas como la pila y la uva, favorecedoras de la digestión”.

Desde www.blogdefarmacia.com os animamos a seguir estos consejos, y pese a que  hacer algún exceso es normal en estas fechas, establece un límite de antemano, y muy especialmente en el caso del alcohol si debes conducir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *