Las amígdalas son tejidos carnosos que se ubican en los costados posteriores de la garganta, formando sendas masas de tejido. Una de las funciones más importantes que tienen las amígdalas es la de ayudar a combatir los gérmenes que ingresan al cuerpo a través de la boca. En ciertos casos, sin embargo, grupos de bacterias pueden generar una infección sobre esta parte del cuerpo. Las infecciones de las amígdalas reciben el nombre de amigdalitis (o anginas).

garganta-amigdalas

Cuando se produce una inflamación de las amígdalas que deriva en amigdalitis encontramos una coloración rojiza de las amígdalas y, en algunos casos en particular, también pueden presentar manchas blancuzcas o amarillentas. Algunos de los síntomas que caracterizan a esta afección de la niñez (es una de las enfermedades de la infancia más comunes) son el dolor de garganta, problemas para tragar y la sensación de amígdalas inflamadas. Para poder seguir un tratamiento seguro de un caso de amigdalitis es necesario efectuar, en primer lugar, un diagnóstico adecuado de la enfermedad y poder dilucidar dónde está el origen de la enfermedad (las bacterias e infecciones en juego).

 

Uno de los tratamientos más extremos que encontramos para los casos de amigdalitis es la cirugía. Una cirugía de amigdalitis, de todas formas, solo está indicada cuando se producen cuadros de amigdalitis de manera crónica. Esta intervención quirúrgica consiste en la extirpación de las amígdalas. En el resto de los casos se pueden probar tratamientos menos invasivos, comprobando la evolución del enfermo a lo largo de las semanas. Los tratamientos tradicionales incluyen la administración de antibióticos (especialmente penicilina) y distintos tratamientos sintomáticos, destinados a erradicar los síntomas de la amigdalitis apenas se manifiesten. Es importante tratar a tiempo los casos de amigdalitis para prevenir la aparición de complicaciones como la fiebre reumática o problemas a nivel de los riñones.

1 comentario

  1. sheila

    16 Octubre, 2015 a 22:23

    Buenas noches, sufro de amigdalitis crónica. Hoy mismo he empezado a tomar antibióticos por segunda vez en un mes. Estoy en espera para ser operada (ya me llamaron..pero por motivos laborales no pude realizarme la operación), así que estoy esperando a que me llamen de nuevo; pero he leído dos de sus artículos…y me gustaría que me aclarase una cosa:
    En éste artículo comentan que es bueno tratar la infección a tiempo para evitar problemas de riñones no? pero en otro artículo, mencionan que la amigdalitis es una defensa natural y sirve de limpieza…Yo año sí y año no…caigo unas 8 veces, con sus 8 días de tratamiento con antibiótico, en invierno. Me van dando diferentes antibióticos hasta que uno por fin me lo quita..no se si será coincidencia o no…pero me siento un conejillo de indias. Me gustaría que me aclarase si frente a mi situación, es mejor operarme o no hacerlo. Le agradecería mucho la respuesta. Muchas gracias, un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *