El año pasado la vacunación de estos dos grupos de riesgo descendió considerablemente. Ayer empezó la campaña de vacunación antigripal en Asturias, que se mantendrá abierta hasta los primeros días de noviembre. Los trabajadores sanitarios y los mayores de 65 años son los colectivos a los que la Consejería de Sanidad se dirige, ya que en anteriores años había descendido considerablemente.

Los responsables de la campaña “redoblarán los esfuerzos” para conseguir que los dos grupos de riesgo aumenten su porcentaje de vacunación. Según los datos de 2010, sólo un 87% de las dosis adquiridas fueron aplicadas. Además, el sector de la población que supera los 65 años sólo alcanzó un 59%, cuando la media habitual en años anteriores era del 64%. Los responsables sanitarios relacionan esta caída con la alarma generada por la pandemia en 2009 ante la llegada de la gripe A, que tuvo menos incidencia de la prevista. Esta circunstancia habría provocado un exceso de confianza de la población ante la enfermedad.

Ismael Huerta, jefe de la sección de Vigilancia Epidemiológica, ha señalado que el número de sanitarios que se vacunaron en 2010 descendió un 35% respecto al año anterior. Ellos los primeros que deben dar ejemplo. Los datos de la pasada temporada también indican que la mayoría de los casos graves de gripe detectados podrían haberse beneficiado de la vacunación y no se habían vacunado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *