Recetar antibióticos a una mujer embarazada en riesgo de tener una infección por estreptococo B reduce las tasas de infección en los neonatos, según un estudio nuevo.
El uso de antibióticos para prevenir los estreptococos del grupo B es común en los países con una alta tasa de ingresos y debería ser también utilizado como medio de prevención en los países en desarrollo, al menos hasta que la vacuna se encuentre disponible.

Los investigadores analizaron docenas de estudios anteriores y hallaron que la incidencia global principal de infección por estreptococos de tipo B en infantes hasta 3 meses de edad era de 0.53 cada mil nacidos vivos y la tasa de muerte era del 10 por ciento.
África mostraba la mayor incidencia y tasa de muerte. A nivel mundial, la tasa de muerte por una infección a temprana edad de estreptococo del grupo B (que ocurre en la primera semana de vida) era del 12 por ciento.

El 69 por ciento de los estudios reportaban el uso de algún tratamiento preventivo con antibiótico entre el tiempo del trabajo de parto y el nacimiento del niño. Las tasas del desarrollo de infecciones tempranas fueron tres veces más bajas en los casos donde se reportaba el uso de antibióticos a comparación de los que no lo hacían.

Los profesionales comentan que una vacuna específica podría prevenir la mayor cantidad de enfermedades causadas por el estreptococo del grupo B, pero las fases de ensayo clínico aún están siendo llevadas a cabo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *