Seguramente sea tu caso, y el de muchos el hecho de tener que comer rápidamente, algo para nada saludable y con bastante prisa un almuerzo cuando estamos en horario laboral. Muchas veces las personas piensan que en algunas ocasiones ese almuerzo no será la ingesta más importante del día y por ende no se le brinda importancia, en otras ocasiones se ingieren alimentos fritos y llenos de grasa que no contribuyen a nuestra figura pero sí a nuestra prisa por resolver nuestro requerimiento nutricional.

Seguramente

El hecho es que la hora del almuerzo, sea en casa, en la oficina o un restaurante debe ser el momento nuestro, nos dedicamos a brindarle a nuestro cuerpo el combustible que necesita para seguir adelante, es importante hacerlo con calma y de la mejor forma posible. Por eso podemos brindarte algunos consejos saludables a la hora de comer afuera.

Lo principal en los almuerzos de trabajo, y vaya parece una broma pero es así, es que debe olvidarte del trabajo. Comer pensando en lo que nos resta por hacer en nuestra actividad diaria es pésimo para nuestra salud, debes ingerir la comida como si nada viniera luego, solo debes dedicarte a ese momento, tu organismo y tu mente lo agradecerán.

Si estás apurado deberás hacerte un tiempo para masticar cada bocado como corresponde, es decir, tragar bocados muy grandes va a provocar que tu estómago tenga que trabajar el doble para poder digerir la comida por lo que es recomendable masticar bien y ahorrar trabajo al estómago.

Para no ingerir más comida de la que se debe, puede ser bueno ingerir dos vasos de agua previamente, esto te va a permitir no ingerir demasiada comida si tu actividad requiere que te muevas demasiado. Por otro lado se sabe que si ingieres pan, sea integral ya que el pan blanco común, contiene grasas poco saludables.

1 comentario

  1. Gema

    7 Mayo, 2012 a 10:42

    Por lo que me he encontrado hasta el momento con mis diferentes clientes en un centro de dietética, el problema de comer fuera de casa no es el tipo de comidas que se puedan ofrecer en los distintos establecimientos, ya que siempre está la opción de multitud de platos saludables y bajos en calorías por los que podemos optar, como una gran variedad de ensaladas, comidas a la plancha, revueltos de verduras… mayormente, el problema con el que me encuentro con mis clientes es la predisposición que llevan a pedir comidas grasas, fritos… Muchas veces la respuesta que obtengo es que fuera de casa no se encuentra comida saludable, y cuando les menciono estos posibles menús es cuando se dan cuenta de que tienen más opciones, ya que cuando vuelven a comer fuera de casa empiezan a utilizarlas y a pedir este tipo de menús.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *