Los aceites esenciales, extraídos en ínfimas cantidades de diferentes hierbas aromáticas, se han usado durante siglos para curar enfermedades, tanto mentales como físicas. La Aromaterapia se basa en el uso de concentrados de aceites esenciales de plantas. Esto significa que proceden de la esencia. Se puede utilizar para aliviar el estrés y mantener la salud y el bienestar.

botellas-aromaterapia-2

Elegir un aceite esencial que agrade; por ejemplo el jengibre es afrodisíaco, la menta es vigorizante, la lima levanta el ánimo; la violeta y la lavanda ayudan a relajarse. Si tiene insomnio, ayuda un baño de inmersión con lavanda antes de acostarse o colocar unas gotas de esta esencia en la almohada. Para eliminar el dolor de cabeza aplicar una gota de lavando o de romero en el entrecejo, en la base de la nuca o en las sienes. Lo mejor para trabajar o estudiar es aromatizar el ambiente con aceites estimulantes como menta, eucalipto o limón. Si se quiere obtener una mejor relajación, utilizar desde 4 horas antes de ir a dormir esencias sedantes como manzanilla o lavanda.

Para meditar:

Sentarse o recostarse cómodamente, cerrar los ojos (si se está en el baño fijarse que el agua no esté demasiado caliente)

Hacer cinco inspiraciones profundas desde el abdomen, no desde el pecho. Dejar que el olor del aceite penetre por todos lados, disfrutar de esa sensación. Imaginar el aroma recorriendo las venas, vigorizando y relajando cada parte del cuerpo.

-Bajar el ritmo de la respiración y tratar de concentrar los pensamientos en la experiencia. Meditar de ese modo durante quince minutos, imaginando cosas agradables, que hagan sentir bien. Después abrir los ojos y levantarse lentamente.

Distintas variantes de uso:

Baño de inmersión: unas 10 a 12 gotas en agua tibia basta para relajar el cuerpo y potenciar el efecto de cada esencia sobre la salud. Además, esta es la forma más completa de recibir los beneficios de la aromaterapia, ya que también se aspira el vapor durante los 15 ó 20 minutos que dure el baño.

Masaje: las diferentes plantas activan funciones orgánicas, estimulando o relajando el cuerpo y la mente o aliviando dolores. También ayudan a depurar toxinas.

Compresas: 5 a 10 gotas en una toalla de algodón húmeda sobre la zona dolorida son suficientes. Tanto frías como calientes, las compresas alivian molestias musculares, tensión y dolores de cabeza.

Inhalación: ideal para tratar problemas respiratorios y equilibrar emociones. Se recomienda añadir 5 ó 6 gotas en un recipiente con agua recién hervida, cubrirse la cabeza con una toalla e inhalar durante unos minutos.

Hornillos: agregar 5 a 7 gotas de la  esencia favorita predispone favorablemente para hacer las tareas diarias.

Personalmente, utilizo mucho los aceites en hornillo, me ayudan a relajarme,  estudiar y trabajar, sola o en grupo y para esto elijo la lavanda. Las reuniones son más tranquilas y provechosas. Siempre al que llega de visita, le agrada el recibimiento de los distintos aromas, se lleva un buen recuerdo y hasta adopta el hábito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *